EL RECARGO DE PRESTACIONES

EL RECARGO DE PRESTACIONES

No me gusta nadaNo me gustaEstá bienMe ha servidoMuchas gracias! (5 votos, promedio: 5,00 de 5)

Como es sabido, una de las obligaciones del empresario es velar por la seguridad y salud de los trabajadores en el marco de la relación laboral cumpliendo, de esta manera, con las exigencias previstas en la legislación de prevención de riesgos laborales.

De este modo, cuando un trabajador sufre un accidente de trabajo o una enfermedad profesional, tiene derecho a recibir por parte de la Seguridad Social una prestación calculada en función de las cotizaciones realizadas por el empresario y por el propio trabajador.

Concepto del recargo de prestaciones

La Ley establece que todas las prestaciones económicas que tengan su causa en accidente de trabajo o enfermedad profesional se aumentarán, según la gravedad de la falta, de un 30 a un 50 por ciento, cuando la lesión se produzca por equipos de trabajo o en instalaciones, centros o lugares de trabajo que carezcan de los medios de protección reglamentarios, los tengan inutilizados o en malas condiciones, o cuando no se hayan observado las medidas generales o particulares de seguridad y salud en el trabajo, o las de adecuación personal a cada trabajo, habida cuenta de sus características y de la edad, sexo y demás condiciones del trabajador (art. 164.1 de la Ley General de la Seguridad Social).

Por tanto, el recargo de prestaciones es un aumento de la cuantía que recae directamente sobre el empresario procedente de un accidente de trabajo o enfermedad profesional que sufre el trabajador debido al incumplimiento negligente del empresario en materia de prevención de riesgos laborales.

Requisitos para que se pueda imponer el recargo de prestaciones

Para que pueda imponerse el recargo de prestaciones deben concurrir una serie de requisitos:

  • La existencia de un accidente de trabajo o una enfermedad profesional sufrida por el trabajador.
  • Que lo anterior tenga su origen en un incumplimiento empresarial en lo relativo a salud y seguridad en el trabajo.
  • Que el incumplimiento por parte del empresario sea negligente, esto es, que se aprecie falta de diligencia en las obligaciones respectivas a la prevención de riesgos laborales.

Cuantía del recargo de prestaciones

La Ley señala que la cuantía del recargo de prestaciones estará comprendida entre un 30 y un 50 por ciento de la prestación en función de la gravedad de la falta cometida por el empresario (art. 164.1 de la Ley General de la Seguridad Social).

De este modo, será el Instituto Nacional de la Seguridad Social (vía administrativa) o los Juzgados de lo Social (vía judicial) quienes determinen y concreten la cuantía del recargo.

Solicitud del recargo de prestaciones

La solicitud del recargo de prestaciones puede interponerse mediante dos vías; a instancia de la Inspección de Trabajo o, a solicitud del trabajador.

En primer lugar, en el caso de que sea instada por la Inspección de Trabajo en virtud de un accidente de trabajo o enfermedad profesional, se remitirá el acta al Instituto Nacional de la Seguridad Social con una propuesta de recargo para que se trámite y, en su caso, acuerde el recargo de prestaciones.

El trabajador, en caso de solicitarlo directamente, cuenta con un plazo de prescripción de cinco años desde el reconocimiento de la prestación que se va a incrementar con el recargo (art. 53 de la Ley General de la Seguridad Social). Partiendo desde este punto, debe tenerse en cuenta las siguientes consideraciones:

  • El Instituto Nacional de la Seguridad Social dispone de 135 días para resolver favorable o desfavorablemente (artículo 6.1 Real Decreto 1300/1995).
  • En el caso de que se produzca la desestimación, se abre un nuevo plazo de 30 días para que se presente reclamación previa ante el mismo organismo, que vuelve a tener otros 45 días para dictar resolución (artículo 71.2 Ley Reguladora de la Jurisdicción Social).
  • Si se vuelve a denegar el recargo de prestaciones se abre la vía judicial previa presentación de la correspondiente demanda (artículo 71.6 Ley Reguladora de la Jurisdicción Social). En este caso, será la Sentencia la que determine si procede el recargo y la cuantía exacta del mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: