EXCEDENCIA VOLUNTARIA: SOLICITUD DE REINCORPORACIÓN

EXCEDENCIA VOLUNTARIA: SOLICITUD DE REINCORPORACIÓN

No me gusta nadaNo me gustaEstá bienMe ha servidoMuchas gracias! (4 votos, promedio: 5,00 de 5)

Una de las principales cuestiones a tener en cuenta en el periodo de la excedencia voluntaria es la de la solicitud de reincorporación del trabajador excedente a su puesto de trabajo.

A diferencia de los supuestos de suspensión del contrato de trabajo y, en particular, en la excedencia forzosa, para los que se prevé una reserva de puesto de trabajo, en el caso de la excedencia voluntaria, el trabajador excedente sustenta un derecho preferente al reingreso en las vacantes de igual o similar categoría que hubiere o se produjere en la empresa.

Tras haber analizado en entradas anteriores los aspectos generales de la excedencia voluntaria, ahora se estudiará, en particular, la solicitud de reincorporación tras la finalización de dicho periodo.

¿Existe un plazo para solicitar el reingreso tras el periodo de excedencia voluntaria?

No existe en la ley ningún plazo al que debe atender el trabajador a la hora de solicitar el reingreso tras el periodo de excedencia voluntaria. Si bien es cierto, que dicha solicitud debe realizarse antes de que finalice el periodo de excedencia voluntaria, pues de lo contrario se entendería que el trabajador ha causado baja voluntaria de su puesto de trabajo. No obstante, si en el convenio colectivo de aplicación se exige un plazo para presentar la solicitud, el trabajador debe someterse a este.

Como se ha explicado en otras ocasiones, el trabajador no puede exigir al empresario su reincorporación antes de que finalice el periodo de excedencia voluntaria, pudiendo la empresa denegar la solicitud si así ocurriese. Solamente el trabajador podría solicitar el reingreso antes tempus en el caso de que no se haya previsto un plazo determinado para la excedencia y lo solicite antes de que transcurran los cinco años que marca la ley como límite máximo del periodo de excedencia (art. 46.2 del Estatuto de los Trabajadores).

¿Puede la empresa ofrecer al trabajador la reincorporación en otro centro de trabajo?

Con carácter general, el empresario puede ofrecer al trabajador, en el momento en el que recibe la solicitud, un puesto de trabajo en un centro de trabajo distinto que no suponga un cambio de residencia del trabajador. En este sentido, la ley no hace referencia expresa al centro de trabajo, estableciendo que, solamente, el trabajador en excedencia voluntaria conserva solo un derecho preferente al reingreso en las vacantes de igual o similar categoría a la suya que hubiera o se produjeran en la empresa (art. 45.6 Estatuto de los Trabajadores).

Los tribunales entienden que si la oferta se realizase para un puesto de trabajo en una localidad distinta que implicase un cambio de residencia del trabajador, dicho ofrecimiento no resulta justo, equilibrado y respetuoso para los derechos del trabajador excedente. Por esta razón, si el trabajador se niega a aceptar la oferta empresarial no implicaría una baja voluntaria de su puesto de trabajo, sino el mantenimiento del derecho expectante a la reincorporación.

¿Puede la empresa ofrecer unas condiciones laborales distintas de las que tenía el trabajador antes de disfrutar del periodo de excedencia voluntaria?

Como se sabe, la ley prevé que, en caso de reingreso, el trabajador ocupe una vacante de igual o similar categoría (art. 45.6 Estatuto de los Trabajadores). De esta forma, sus condiciones laborales no se verían alteradas. No obstante lo anterior, el trabajador puede aceptar unas condiciones distintas (cambio de salario, de horario…) siempre y cuando la modificación se lleve a cabo a través del procedimiento previsto para la modificación sustancial de las condiciones de trabajo (art. 41 del Estatuto de los Trabajadores).

¿Qué ocurre si en el momento de la solicitud de reingreso del trabajador en excedencia voluntaria no existen vacantes en la empresa?

En este caso, el empresario, una vez recibida la solicitud del trabajador en excedencia voluntaria, debería contestar advirtiéndole que, en ese momento, no existe ninguna plaza vacante de igual o similar categoría. Es preciso recordar que el empresario no está obligado a conservar o reservar el puesto de trabajo del trabajador excedente.

Otra situación que puede plantarse es que el empresario no conteste. En este caso, se entendería que, en principio, no existe una vacante disponible y que el derecho expectante del trabajador se mantiene vigente.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: